Aprenda como afinar pianos

Hugo Landolfi :: Comoafinarpianos.org

Cómo abrir un piano

¿Qué ha adentro del piano?
Hoy quiero que veamos algo que es importante de conocer para todas aquellas personas que son poseedoras de un piano y que se relaciona con el hecho de aprender a abrirlo. Para muchas personas poseedoras de un piano, ya sean pianistas, profesores de piano, etc., sucede que habitualmente lo que hay dentro del piano es para ellos un gran misterio. Simplemente conocen el hecho de que tocan una tecla y se produce un sonido, saben que dentro hay un mecanismo y que hay cuerdas, pero más allá de eso hay un gran desconocimiento con respecto a la parte técnica interior del piano.

La idea de estos pequeños videos que estamos presentando es que se pueda llegar a conocer toda esta información que es misteriosa y que es bastante desconocida para muchos, y que es algo que los pianistas y músicos deben conocer con respecto a su instrumento.

Abrir un piano vertical
Aprender a abrir un piano vertical es sumamente sencillo. Generalmente los pianos verticales, independientemente de la altura que posean, tienen una tapa superior con una bisagra en el medio o al final, y esta tapa se abre y se repliega, es decir que se tira hacia atrás. La tapa frontal habitualmente posee dos anclajes en los laterales, uno a la izquierda y otro la derecha. Metiendo la mano del lado de adentro podemos verificar qué tipo de traba tiene. De este modo debemos remover ambas trabas de los dos lados y, una vez removidas las dos trabas, la tapa simplemente se desliza hacia atrás y se saca. La tapa removida es completamente plana y se puede remover en forma integral del piano.

Una vez abierto el piano encontramos la sordina, que la mayoría de los pianos verticales la tienen, y podemos acceder a todo el interior del piano. Así nos encontramos con el mecanismo, las cuerdas, las clavijas y, hacia abajo, las teclas.

Volviendo a armar un piano
Para armarlo procedemos simplemente en sentido inverso. la tapa que hemos removido se vuelve a tomar y colocar en el piano, teniendo la precaución de no golpear nada alrededor. Se coloca desde abajo, se calza y se aprieta desde arriba y se vuelve a trabar. Y eso es todo.

Y el piano queda otra vez cerrado de tal modo de estar listo para ser utilizado en forma normal.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Afinación de pianos: Aprendiendo a detectar batimentos en los unísonos

Al notar que, cuando nos referimos a la afinación de pianos, tantos pianos se encuentran notablemente desafinados, incluso entre aquellos pianos que son propiedad de profesores de pianos, pianistas o aficionados al piano, me he preguntado si ellos han tenido la oportunidad de aprender a detectar de una manera adecuada y precisa la desafinación de un piano.

Llevo varias décadas afinando pianos y, una y otra vez, me encuentro con la siguiente experiencia: al verificar que el piano de un pianista o profesor de piano se encuentra muy desafinado, le pregunto adónde percibe exactamente la desafinación.

Usualmente no saben indicarme con precisión qué es lo que está desafinado, pero sin embargo tienen una percepción holística a través de la cual notan que “algo no está bien” en la afinación del instrumento.

Detectando la desafinación de un piano
Para ayudar a los músicos y pianistas a determinar con mayor precisión la desafinación de un piano, es que he escrito estas palabras. Este artículo trata de la desafinación de los unísonos, que es uno de los delatores principales de un piano desafinado.

Las teclas de los pianos generan su sonido cuando los martillos golpean las cuerdas. Esto todos lo sabemos. Cada martillo golpea grupos de cuerdas, que en la mayor parte del piano son tres. En un pequeño sector de los graves son dos cuerdas, y en la zona más grave del piano el martillo golpea una sola cuerda.

Cuando el martillo golpea dos o tres cuerdas, lo cual sucede en aproximadamente el 90% de las notas del piano, dichas cuerdas deben estar afinadas exactamente al unísono, es decir, deben tener exactamente la misma frecuencia, de modo tal que al ser puestas a vibrar evidencien “un solo sonido”. De ahí “unísono”.

Los batidos en la afinación del piano
Cuando una de las cuerdas del grupo se desafina cambiando levemente su frecuencia, aquello que debía ser “un solo sonido” se transforma en algo más, por la aparición de “batidos”, que se producen por la interferencia de las cuerdas en frecuencias muy cercanas, más no exactamente iguales. Dichos batidos introducen una rispidez al sonido del unísono, ensuciándolo, a través de lo cual se manifiesta la desafinación.

Si prestamos la debida atención a un sonido de este tipo, es decir, a un sonido que tenga batidos, encontraremos que el sonido plano que corresponde al unísono bien afinado ha dejado lugar a un sonido pulsante, al modo de una sirena: “uauuu, uauuu, uauuu”.

En todo piano hay unísonos desafinados, por lo cual lo invito a dirigirse a su piano y tratar de percibir las ondulaciones sonoras de lo batidos en aquellas notas que usted percibe desafinadas. Deténgase y escuche con atención y verá que la “rispidez” del sonido puede redefinirse a la presencia de batidos.

Los batidos pueden batir a diferentes velocidades, dependiendo de qué tan cerca o lejos se encuentren las cuerdas de que se trate. Es de notar que, a veces, si la diferencia de frecuencia entre las cuerdas es muy grande, los batidos no podrán percibirse porque serán muy rápidos.

Cuando un afinador de pianos afina unísonos, lo cual es una de las partes más importantes de la afinación de un piano, lo que hace es eliminar los batidos presentes entre las cuerdas individuales dentro de los grupos de cuerdas que corresponden a cada tecla.

Utilizando un oído adecuadamente entrenado y aplicando un manejo de la llave de afinar pianos que se adquiere con cierta práctica, el afinador de pianos irá eliminando los batidos de cada una de las notas hasta que no quede ninguno.

Esto es algo que el pianista, el profesor de pianos o el aficionado al piano puede aprender sin problemas a realizar en su casa y con su propio piano. Nosotros somos especialistas en ofrecer cursos a distancia para la formación de afinadores de pianos y en enseñar mediante técnicas sencillas una terea que a los ojos inexpertos puede parecer muy sofisticada. En verdad, le aseguro, no lo es.

Hasta pronto,

Prof. Hugo Landolfi
Director
Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Puede descargar este artículo en PDF desde aquí.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

¿Por qué todo músico, pianista o aficionado al piano DEBE aprender a afinar su propio piano?

Por Hugo Landolfi
Director
Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Desde tiempos inmemoriales nos han dicho a quienes somos aficionados al piano, pianistas, o a quienes simplemente tocamos el piano como entretenimiento, que aprender a afinar nuestro propio piano era algo extremadamente difícil, y que dicha actividad estaba reservada solamente para ciertas personas que nacieron dotadas de un oído especial.

Sumado a esto, la profesión de técnico de pianos ha estado siempre rodeada de un halo de misterio, dado que los técnicos usualmente se han mostrado muy misteriosos con respecto a su trabajo y no han estado dispuestos a enseñarlo a nadie. Por otro lado, muchos profesores y maestros de piano usualmente se han referido a ciertos técnicos de pianos como si fueran la encarnación de un “dios musical”, atribuyéndole un oído y unas dotes musicales extraordinarias, difícilmente alcanzables para el resto de los mortales.

Pero… déjame decirte algo: Nada de eso es cierto. Nos han mentido descaradamente.

La verdad es que cualquier persona, con condiciones auditivas normales y con destrezas manuales comunes, puede aprender sin problemas a afinar su propio piano. Mi experiencia de más de 15 años formando afinadores de pianos en más de 30 países del mundo así me lo demuestra. He tenido alumnos con edades desde los 12 años hasta 75; algunos de ellos con solo estudios primarios completos y algunos otros con estudios universitarios; he tenido mujeres y hombres; amas de casa; empresarios; pianistas; profesores de piano; instrumentistas de otros instrumentos; cantantes, etc., etc. Nunca, ninguno de ellos que se haya tomado en serio su aprendizaje, ha fracasado en aprender esta actividad. Y todos eran gente completamente normal, sin ningún don auditivo sobrenatural.

Una de los hechos desgraciados que una y otra vez verifico en los pianos de profesores de piano, pianistas, aficionados al piano y, por qué no, conciertos de piano, es que el piano no se encuentra en condiciones óptimas de afinación. Me entristece especialmente notar el estado deplorable de la afinación del piano de algunos profesores de piano, quienes “supuestamente” enseñan “música”.

Lamentablemente debemos reconocer que el piano es el único instrumento musical que generalmente se utiliza bastante desafinado. ¡Y nos hemos resignado a ello!

¿Se imaginan a un guitarrista tocando con la guitarra desafinada? ¿Y algún otro instrumentista? Es imposible de imaginar. Solo a los amantes del piano nos toca reconocer que el instrumento que amamos la mayor parte del tiempo se encuentra gravemente desafinado.

Las maneras que hemos encontrado para justificar este dislate son variadas. He escuchado decir que “los afinadores cobran muy caro y no los podemos llamar a cada rato”, que “en mi ciudad no hay un afinador de pianos”, que “me han dicho que un piano se debe afinar cada varios años”, etc.

Pero todas estas excusas no deben tener cabida si aspiramos a devolverle al piano el lugar de preponderancia y excelencia que le corresponde.

Cada persona que tiene un piano DEBE aprender a realizar la afinación de su propio piano. ÉSTA es la solución a este problema. Al no depender de terceras personas, nuestro piano estará permanentemente en estado de perfecta afinación, porque seremos nosotros mismos quienes lo afinaremos constantemente.

Aprender a afinar pianos es perfectamente posible para cualquier persona que se lo proponga.

Además, si aprendemos a afinar nuestro propio piano, tendremos muchos beneficios adicionales:
1)    Si somos profesores de piano, podremos afinarle el piano a nuestros alumnos obteniendo un ingreso adicional.
2)    Si somos pianistas, podremos afinar el piano para nuestros conciertos, presentaciones o grabaciones.
3)    Cualquiera que sea el caso, nuestro piano estará permanentemente en estado de óptima afinación.
4)    Si lo decidimos, podremos dedicarnos profesionalmente a afinar pianos y obtener una muy buena fuente de ingresos adicionales.
5)    Si tenemos alumnos, podremos enseñarles a ellos a afinar pianos.
6)    Etc., etc.

Espero que estas líneas nos ayuden a reflexionar sobre este grave problema.

Prof. Hugo Landolfi
Director
Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires

Este artículo puede descargarse en formato PDF desde aquí <<

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Ver VIDEO Aquí

Palabras del Prof. Lic. Hugo Landolfi

Accede al sitio de la Escuela de Tecnología Pianística de Buenos Aires.